Entrevista a Lourdes Carlé

Lourdes Carlé, la joven de 17 años que sueña con ganar Wimbledon, se encuentra actualmente dentro de las 30 mejores del circuito mundial junior de la ITF y es considerada una de las mayores promesas del tenis argentino
actual. 

¿Cómo fueron tus comienzos en el tenis?
Empecé a jugar a los seis años, vivía enfrente del club Independiente de Daireaux (su ciudad natal). Tengo un hermano más grande al que seguía para todos lados, que empezó a jugar antes y entonces ahí empecé yo. Primero era un hobby y obviamente cuando fue pasando el tiempo me lo fui tomando más en serio.

¿Cuál fue la influencia de tu hermano para que vos empieces a jugar al tenis?
Muchísimo, mi hermano era como un ejemplo para mí, era el hermano que me seguía, entonces, al ser yo tan chica y tan inocente lo seguía a todas partes. Hiciera lo que hiciera él, yo iba y lo hacía. Antes de jugar al tenis jugué al paddle, que era lo que él hacía muy bien, fue campeón sudamericano. Yo no tenía problema en hacer nada, era una pulga e iba con los amigos de él. Poco a poco el tenis, una vez fui a una academia de Tandil que ahí me dijeron que realmente tenía condiciones y ahí se dio todo un proceso ya de ascenso.

¿Quiénes fueron tu influencia a la hora de elegir el tenis como tu deporte?
Tuve muchas personas que me influenciaron obviamente, mis padres, principalmente, que siempre me apoyaron en todas las decisiones. Cuando yo era chica ellos hablaron con Marcelo Gómez y Mario Bravo, quienes me abrieron las puertas a Tandil, que es donde actualmente estoy entrenando. Creo que de ellos aprendí mucho y son ellos los que me influenciaron con el tenis y los que me dijeron que yo podía ser una jugadora profesional. 

Eras muy chica cuando te fuiste de tu ciudad natal para seguir con tu carrera. ¿Fue duro el cambio de lugar?
Sí, obviamente. Tenía once años cuando nos mudamos a Tandil, iba al colegio, tenía todos mis amigos, a mi familia
y tenía todo en Daireaux. Fue una decisión muy dura porque dejar todo a tan corta edad fue bastante complicado,
pero era una decisión que yo sabía que tenía que tomar para ser una jugadora como quería. Obviamente que hoy en
día cuando llego de los torneos me junto con mis amigas, eso no se pierde nunca.Cuando vos tenés buena onda, sos
buena persona, tus amigas siempre van a estar ahí apoyándote hagas lo que hagas. Llegar a mi ciudad cuando voy
un fin de semana o cuando voy unas vacaciones y estar con mis amigas como si estuviera viviendo todos los días con
ellas, me enorgullece como persona. 

¿Cómo fue el apoyo de tu familia para el cambio de lugar, la escuela y para los viajes?
Mis papás siempre me apoyaron en todo. Cuando surgió esta idea de irse a vivir a Tandil mis padres no querían
que yo me vaya sola, entonces viajé con mi mamá. Hoy en día estoy viviendo con ella, mi papá se quedó en Daireaux.
Sin duda gracias a ellos hoy estoy en donde estoy.

¿Podemos decir que tu mamá es tu fan número uno?
A mi mamá le gusta mucho viajar, el tenis y sobre todas las cosas le gusta verme bien a mí, haga lo que haga.
Hoy no me está yendo a ver muy seguido, pero en los torneos que quiere ir o que se puede, me acompaña. La
tengo ahí para todo, si hay que pelearla o le tengo que decir algo está ahí para mí siempre.

Podés leer la nota completa en nuestra tercera edición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *